¿Qué son los apósitos hidrocoloides y para qué sirven?

¿Qué son los apósitos hidrocoloides y para qué sirven?

 

Los apósitos hidrocoloides están diseñados especialmente para curar heridas crónicas y agudas. Estos apósitos están compuestos de una combinación de materiales con carboximetilcelulosa, pectina y gelatina. Los apósitos los puedes tener puestos hasta 7 días seguidos sin quitarlos, siempre dependiendo de la cantidad de exudado que tenga.

El apósito absorbe ese exudado que genera, que puede ser entre escaso a moderado. Son apósitos muy cómodos y fáciles de aplicar. La función de estos apósitos es mantener la herida húmeda y ayudar a mejorar su recuperación.

Existe una gran variedad de apósitos hidrocoloides, en principio pueden parecen todos iguales, pero existe una gran diferencia entre ellos, tanto en la composición como en la capacidad para gestionar los fluidos de las propias heridas.

Los apósitos hidrocoloides fueron creados para tratar determinadas lesiones en la piel, principalmente, como comentábamos anteriormente, para curar heridas crónicas. Los primeros ensayos permitieron su incorporación en cicatrices con lesiones tórpidas, como en heridas con una evolución mala en la curación.

Los primeros apósitos hidrocoloides que existieron fueron los apósitos hidrocoloides en forma de placa, que se caracterizaban por ser flexibles y adaptables a las heridas.

En los últimos años se han diseñado infinidad de formatos pensando en los distintos tipos de heridas, en su localización y en las necesidades. Por eso mismo, existe un gran abanico de apósitos, entre los que puedes elegir entre diferentes materiales, ya sean de silicona, espuma de poliuretano, de fibras absorbentes …

 

Ventajas de utilizar apósitos hidrocoloides

 

Principalmente los apósitos hidrocoloides aíslan y sellan la herida del exterior, además favorecen el desbordamiento automático de los tejidos que están necrosados, formando un gel que reblandece la herida y licúa los tejidos malos.

Los apósitos hidrocoloides ayudan a disminuir el dolor de las heridas ya que mantiene las terminaciones nerviosas de las heridas húmedas. Además de ello, también mantiene la herida en una temperatura húmeda y constante.

Las sustancias con las que están compuestos los apósitos junto con el exudado de la piel crean un gel que mantiene húmeda la zona y ayuda a cicatrizar la herida además de protegerla ante nuevos tejidos e infecciones.

 

 

¿Qué características tiene que tener un apósito hidrocoloide?

 

 

Las características que debe tener un apósito hidrocoloide en cuanto al diseño son:

 

  • El grosor del apósito.
  • La superficie externa del apósito que puede ser tanto transparente con cuadrícula o con una superficie lisa.
  • Las propias terminaciones de los bordes.
  • Y por último y no menos importante, que sea fácil de aplicar.

 

Las características que debe tener un apósito hidrocoloide en cuanto a la composición del mismo son:

Estos apósitos deben de ser libres de pectina y derivados de animales. En muchas ocasiones, algunos pacientes y profesionales de la salud rechazan el uso de algunos hidrocoloides porque generan un gel denso y con color, que suele llevar a una mala interpretación pensando que puede ser un signo de infección.

 

 

En la elección del apósito hidrocoloide debemos tener en cuenta que tiene que ser de un tamaño y forma adaptado a la herida. No todos los apósitos nos sirven para todas las heridas. En el momento de ponerlo en la herida, ésta de ser 3 centímetros más grande que la herida, para que al pegarlo, los extremos estén pegados en la piel y no esté justo en la herida, de esta manera formara una burbuja. Esta será quien nos avisa del momento del cambio del apósito.